La educación emocional, un trabajo también de los padres

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

emoc1

La educación emocional es un concepto relativamente nuevo que intenta promover el desarrollo en los niños de las competencias emocionales básicas, con el fin de potenciar el bienestar personal y social.

¿Qué queremos conseguir?

Los objetivos de la educación emocional son: adquirir un mejor conocimiento de las propias emociones, identificar las emociones de los demás, denominar las emociones correctamente, desarrollar habilidades para ser capaces de regular las propias emociones, subir el umbral de la tolerancia a la frustración, prevenir los efectos nocivos de las emociones negativas, desarrollar habilidades para generar emociones positivas, desarrollar habilidades de automotivarse y adoptar una actitud positiva durante la vida Bisquerra, García,  i Ángel, J.C. (2017).

Estas competencias emocionales, aunque su desarrollo se inicia en los primeros años de vida, se desarrollan durante toda la infancia y toda la vida, por lo tanto, no es una meta a la que llegar y conseguir, sino un objetivo a trabajar durante toda la vida a pesar de que lo saludable debería ser empezar a desarrollarlas en el transcurso de la infancia.

emoc3

Aunque el objetivo de la educación emocional sería poder implantarse en las escuelas (como ya está ocurriendo en muchos países) y trabajarse como una asignatura más (la escuela no debe sólo culturizar sino también educar a personas), el trabajo de la educación emocional también puede, y debe, realizarse en el ámbito de la familia, aspecto que debería ser promovido por los propios padres. ¿Para qué?, para evitar conflictos emocionales en los niños y así prevenir aspectos como: baja tolerancia a la frustración, confundir sentimientos, dificultad de identificación y expresión emocional, dificultad en las relaciones sociales y familiares, problemas de autocontrol, problemas de autoestima, problemas de comportamiento, etc. Bisquerra, García, i Ángel, J.C. (2017).

emoc2

¿Cómo podemos ayudar?

Pero ¿cómo pueden los padres ayudar a que los niños y niñas desarrollen sus competencias emocionales? Trabajando con las emociones. Cuando los niños y niñas lleguen a casa podemos preguntarles cómo les ha ido el día, y sobre los sucesos que expliquen pedir cómo se han sentido en esas situaciones, pedir que dibujen lo que ha pasado y cómo les ha hecho sentir y cómo se refleja esto en el dibujo. Preguntarles sobre las emociones de sus demás compañeros y personas con las que se relacionan, y cómo saben que se han sentido así, hacer un calendario semanal y hacer emoticonos con caras que expresen emociones y los niños así podrán expresarse a cómo se han sentido cada día, proponerles alternativas de comportamiento, etc. La creatividad es nuestro único límite si sabemos lo que queremos conseguir.

Trabajar con nuestros hijos e hijas de manera continua con las emociones hará que facilite la adquisición de estas competencias, las cuales les ayudará a adquirir habilidades que no sólo les ayudará en el momento vital en el que se encuentran, también los preparará emocionalmente para la adolescencia y posteriormente para la vida de adulto.

Si estás interesado en este tema y buscas un psicólogo en Sabadell, contacta con nosotros y te informaremos sin ningún compromiso.

Bisquerra, R., García, E., i Ángel, J. C. (2017). Educación emocional y bienestar. Barcelona: UOC.

José R. Martín Col. N.º 24026

Centro de Psicología InSight

 

¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0   Promedio: 0/5]
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Abrir el chat
1
Hola, en qué podemos ayudarte? ☺