Estados del Yo, una teoría sobre la personalidad

ansiedad-sabadellEric Berne, psiquiatra canadiense y creador del Análisis Transaccional, formuló una teoría sobre la personalidad concebida en tres tipos de patrones, a lo que el llamó los Estados del Yo.

A partir de su experiencia clínica observó cómo sus pacientes parecían tener tres tipos diferenciados de patrones de conducta, uno estaba orientado al presente y de acuerdo a la realidad del momento, otro parecía más bien acorde con las emociones de un niño e influido por las experiencias vividas en la infancia, y por último otro repetía las emociones, pensamientos y creencias de uno de los progenitores. A cada uno de estos estados, Eric Berne paso a llamarle estado Padre, Adulto y Niño.

depresión-sabadellEl estado del Yo Padre: aquí queda recogido todo lo enseñado respecto a la vida por nuestras figuras parentales, tanto padres como profesores, figuras a las que hemos otorgado cierta autoridad, valores morales recibidos por la sociedad, etc. En este estado repetimos ciertos valores, forma de pensar, de sentir, de actuar, propios de nuestras figuras de autoridad o referencia, y nosotros los aceptamos como nuestros, es decir actuamos de acuerdo a cómo hemos interiorizado a dichas figuras.

A modo de ejemplo, podemos ilustrar cómo una madre en su relación con su hijo repite ciertos esquemas, actitudes, formas de cuidado, que a su vez repite de su madre y que ésta repitió también de la suya.

El Estado Padre se caracteriza por dos funciones principalmente: el control y la nutrición, tanto física como emocional, de ahí aparecen un Padre Crítico que controla y limita, ya sea prohibiendo, ordenando y también haciéndole reflexionar sobre lo que está bien o está mal, y también aparece un Padre Nutricio, el cual da apoyo, cuidado, da permiso y nutre a la persona.

El estado Padre puede funcionar hacia afuera, cuidando o criticando a los demás, ya sea con expresiones como “deberías…”, “es tu obligación”, “no te preocupes”, “tú puedes hacerlo” o también hacia adentro cuidando a la propia persona o bien criticándola y limitándola, en su dialogo interno con ideas como “soy tonto, estúpido” “yo no sirvo igual que los demás” o, por el contrario, “voy a cuidarme” “soy una persona valiosa”.

crecimiento personal-sabadellEl estado del Yo Niño: aquí aparece cómo nos sentíamos y actuábamos cuando éramos unos niños, incluye la forma normal de actuar de un niño. Forman parte de este estado la curiosidad, la motivación, la espontaneidad, la emocionalidad, la creatividad, el pensamiento mágico, pero también el egocentrismo, el miedo, el sentimiento de indefensión, las rabietas.

Dentro del estado del Yo Niño distinguimos el Niño Natural, que funciona sin censura comportándose a los impulsos más espontáneos de la persona, el Niño Adaptado Sumiso, que actúa aceptando las normas y reglas de las figuras parentales y por último el Niño Rebelde, donde su forma de adaptación consiste en llevar la contraria al oponerse a las figuras de autoridad.

fobias-sabadellEl estado del Yo Adulto:  este estado funciona a partir de la reflexión y el análisis del momento presente, no está tan automatizado como los dos anteriores y por lo tanto su ritmo es más lento y menos predecible.  Es propio de este estado cuando nos comportamos de forma objetiva, analizando la situación, reflexionando y evaluando.

Todas las personas, salvo por alguna enfermedad mental severa, tenemos la posibilidad de utilizar los diferentes estados del Yo, lo que cada persona a partir de su propia experiencia y el ambiente en el que se ha desarrollado ha podido favorecer al desarrollo de unos estados más que otros, así tenemos personas que no utilizan uno o varios de sus estados de Yo y se quedan atrapado en uno de ellos.

Es propio de las personas que excluyen el Estado Padre, quien no cuida de sí mismo o de los otros o quien es incapaz de poner límites, así mismo las personas que no tienen espontaneidad o alegría tienen excluido a su estado Niño y cuando una persona no sabe comportarse de forma objetiva y reflexiva no dispone de su estado Adulto.

En definitiva, cada persona va a ir variando en su conducta y forma de relacionarse con los demás y consigo mismo a partir de los estados del Yo que tenga disponibles, a partir de la Terapia con Análisis Transaccional podemos desarrollar en la edad adulta los estados del Yo que la persona tenga inhibidos, logrando así la restructuración de la personalidad.

Si tienes dudas al respecto o quieres hacernos cualquier consulta y buscas psicólogo en Sabadell, puedes ponerte en contacto con nosotros en nuestra página web.

 

Referencias

GIMENO-BAYON, A. (1996). Comprendiendo cómo somos. Bilbao: Desclèe de Brouwer.

 

Centro de Psicología InSight

María José Jiménez

Col. 25541

75 Veces visto
¿Te ha gustado el artículo? Valoración:
Comparte este artículo:
1
Hola, en qué podemos ayudarte? ☺
Powered by
Vuelve al inicio