5 juegos psicológicos que jugamos en pareja

terapia de pareja sabadell

Los problemas de pareja pueden estar causados por múltiples motivos, algunos los detallamos en un artículo anterior de terapia de pareja, otros los iremos comentando en posteriores artículos. Hoy os traemos un tipo de comportamiento que pueden crear complicaciones en nuestras relaciones de pareja y que a veces es difícil salir de él.

¿Qué es un juego psicológico en pareja?

Primero debemos aclarar que un juego psicológico son aquellas acciones que hacemos en pareja repetidamente de forma consciente o inconsciente, con la finalidad de provocar una reacción en la otra persona o porque simplemente actuamos así por inercia de tantas veces que hemos realizado este juego, lo que puede hacer que provoquemos un malestar profundo en nosotros mismos y en nuestra pareja.

1

  1. El rol de abrumada o abrumado.

Todos sabemos que la sociedad aún machista de hoy en día sigue rigiéndose por roles de género que dirigen a la mujer a ocuparse de la casa y los hijos. Aunque mucha gente joven empieza a ser consciente de estos roles, aún son muchas las mujeres que siguen cargando con el peso de las tareas domésticas y de crianza con poca ayuda de sus parejas. En todo caso, el rol de abrumada o abrumado puede ser adoptado por las dos personas de la pareja. Este rol se refiere a cuando una de las dos partes de la pareja acaba necesitando duplicarse en sus funciones para poder con todas las tareas que le han o se ha encomendado en casa. Este hecho puede provocar que cuando la persona que adopta o le hacen adoptar este rol, acaba teniendo una reacción desde el victimismo, y la otra parte puede acabar adoptando el rol de acosador o de salvador de la situación. Adoptar este tipo de rol puede acabar destruyendo la pareja por la gran insatisfacción que provoca y va erosionando la relación poco a poco.

  1. El juego de “si no fuera por ti…”

Este papel se asume cuando una de las dos partes adopta el papel de víctima echando las culpas a la otra parte de las cosas que no ha podido hacer por culpa del otro. Al final, se acaba culpabilizando a la otra parte de aquellas cosas que no ha podido hacer, o las cosas que no ha podido ser por culpa de haberle dedicado mucho tiempo a la otra persona, o a la relación. Este juego muchas veces también se puede llegar a jugar con los hijos, hecho que es muy perjudicial por las introyecciones que acaba ocasionando en los niños.

  1. El juego de la frigidez.

Una de las dos partes de la pareja rechaza sexualmente siempre a la otra parte de la pareja, con el tiempo la otra parte deja de intentarlo y es entonces cuando la parte “frígida” de la relación empieza a iniciar los acercamientos con la otra persona. Esta persona que antes era la que iniciaba los intentos y que ahora adopta el papel de parte “frígida” ya no responde, y rechaza a la otra parte de la misma manera que se lo hacían a ella, provocando un rechazo desde el rencor.

  1. El juego de ¿No es verdad cariño, que…?

Este juego consiste en hacer apreciaciones negativas de la otra parte de la pareja delante de amistades, familiares o conocidos. El primer jugador inicia una conversación pública destacando una característica negativa de su pareja, pero con la intencionalidad pública de hacer una broma, cuando en realidad se quiere atacar. El segundo jugador al escuchar esta situación continúa el juego haciendo lo mismo y devolviendo la “pelota”, provocando un resentimiento importante entre ambos. Estas situaciones son aún peor cuando se producen delante de los hijos lo que puede provocar problemas de tipo familiar.

2

  1. El juego de arrinconar.

Este juego se inicia cuando uno de los dos miembros de la pareja solicita al otro miembro que haga cualquier cosa, o un favor, o una acción. Si la otra parte no accede a realizar la petición se provocará una discusión o un enfado grave, y si la otra parte accede a la petición que le han solicitado, se enfadará igualmente porque la otra parte solicitante siempre encontrará mal los resultados obtenidos. Este hecho provoca frustración y enfados a ambas partes de la pareja. Este juego psicológico también se realiza muchas veces con los hijos, y estos acaban recibiendo mensajes contradictorios que pueden hacerles sentir muy mal y provocar problemas emocionales a la larga.

Si sientes que estás viviendo alguno de estos juegos psicológicos, no sabes cómo salir de ellos, te sientes mal y estás buscando un psicólogo en Sabadell, contacta con nosotros mediante nuestra página web por formulario de contacto, email o teléfono, y solicita tu primera visita gratuita sin compromiso.

Artículo inspirado en el artículo de Luís Rodríguez de la Psicoterapia Integradora Humanista.

José R. Martín

Psicólogo col. 24026

Valora este artículo:

[ratings]

¿Te ha gustado el artículo? Valoración:
288 Veces visto
Comparte este artículo:
1
Hola, en qué podemos ayudarte? ☺
Powered by
Vuelve al inicio