Adicciones a las nuevas tecnologías en infancia y adolescencia

psicologo adolescente sabadell

No es difícil ver a niños muy pequeños usando los móviles de los padres para jugar a videojuegos o para ver vídeos. La actual generación de niños y adolescentes ya nacieron con internet y las nuevas tecnologías y han crecido con ellas, por lo que su uso es algo normal en todas las familias.

Hace décadas los niños estaban acostumbrados a desarrollar su creatividad durante los ratos de aburrimiento. Los padres no podían estar pendientes de ellos y como no había tantas herramientas tecnológicas para el entretenimiento y los niños estaban más en la calle, cuando se juntaban se las ingeniaban para inventarse juegos y entretenerse. El aburrimiento era un estimulador de la creatividad, cosa que hoy en día no sucede.

psicologo infantil sabadell

Las diferentes opciones tecnológicas (móviles, videoconsolas, internet, ordenador, televisor, Tablet, etc.) hacen que los niños difícilmente sepan aburrirse, ya que ante cualquier situación parecida recurren a cualquier herramienta de las que hemos mencionado y acaban con el aburrimiento, ya que les provoca una ansiedad de la que intentan huir.

Cuando el uso de las herramientas tecnológicas se hace excesivo, cuando los padres quieren regular (tarde) su uso, aparecen los problemas: discusiones, gritos, peleas, mal comportamiento, etc. Las adicciones a estas herramientas pueden provocar cambios de actitudes, distanciamiento emocional, bajo rendimiento escolar, impulsividad y estallidos emocionales, etc. El período de mayor vulnerabilidad a las adicciones a las tecnologías va des de los 9 años a los 15, y en cada etapa diferentes accesorios, ya que a los 9 años se puede estar más enganchado a los videojuegos por ejemplo y a los 15 años estarán enganchado al móvil por las redes sociales, que es donde están todos sus amigos.

coaching sabadell

¿Cómo podemos saber si nuestro hijo o nuestra hija tiene un problema de adicción a estas herramientas? Aquí os dejamos algunas señales de alarma al respecto que hay que tener en cuenta:

  • Demasiado tiempo de ocio tecnológico (por ejemplo: más de 15-20 horas a la semana, aunque más que el número de horas, lo que determina el uso problemático es el grado de interferencia en la vida cotidiana).
  • Dormir menos de 5 horas para conectarse más tiempo.
  • Dificultad para estar uno o dos días sin conectarse.
  • El niño o adolescente permanece tenso y absorto en la pantalla.
  • Euforia o sobreactivación anómalas cuando se está delante del ordenador.
  • Perder la noción del tiempo cuando se usa Internet.
  • Hablar o pensar a menudo en conectarse y sentirse irritado cuando falla la conexión cuando ésta es muy lenta.
  • Gasto de dinero excesivo en programas, juegos y accesorios.
  • El joven alardea constantemente de que es muy bueno en los juegos en los que participa.
  • Cambios repentinos de humor y personalidad.
  • Irritabilidad, especialmente cuando se le coarta su actividad tecnológica.
  • Conflictos familiares por el uso del ordenador (quejas de padres y hermanos).
  • Absentismo o disminución del rendimiento escolar relacionados con el uso de tecnologías.
  • Incumplimiento de horarios y tareas domésticas.
  • Descuido de actividades importantes (contacto con la familia, amigos, estudio, alimentación, sueño y cuidado de la salud en general).
  • Más interés por el juego o por Internet que por interaccionar con sus iguales (niños o adolescentes).
  • Mentiras, ocultación, negación o justificación del uso excesivo de tecnologías.
  • Quejas orgánicas inespecíficas como cansancio o sueño excesivo por la mañana.
  • Acudir al ordenador ante pequeños problemas o dificultades cotidianas.
  • Largos periodos en actividades solitarias en línea.
  • Conversaciones con extraños o vagar por Internet sin un propósito claro.

ansiedad sabadell

Estas son únicamente señales de alarma que nos marcarán cuándo debemos empezar a preocuparnos por nuestros hijos e hijas y su uso con las nuevas tecnologías y las redes sociales. Debemos tener en cuenta que, como padres, debemos involucrarnos en los intereses de nuestros hijos por lo que debemos saber a qué dedican el tiempo libre y en qué. Es importante saber qué uso le está dando nuestro hijo al móvil y a las redes sociales para prevenir futuras problemáticas que pudieran aparecer. Nuestra responsabilidad es intentar evitar posibles dificultades antes de que las haya, y si las hay, pedir ayuda para intentar resolverlas lo mejor posible.

Si estás un buscando un psicólogo en Sabadell, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Centro de Psicología InSight en Sabadell

José R. Martín

Col. 24026

¿Te ha gustado el artículo? Valoración:
55 Veces visto
Comparte este artículo:
1
×
Hola, en qué podemos ayudarte? ☺